Inclusión Social

Un componente importante para reducir la desigualdad es lograr la inclusión social, particularmente de aquellos grupos que históricamente han sido discriminados y violentados en el ejercicio de sus derechos. 

Es importante recordar que la desigualdad en gran medida se sostiene a partir de la negación sistemática de los derechos, de los servicios básicos que toda persona debería poder acceder, pero no necesariamente sucede esto. Aún es más importante señalar que los determinantes sociales en ciertos grupos conducen a una marginación mayor, particularmente grupos de personas indígenas, afrodescendientes, migrantes, refugiados, con alguna discapacidad, LGBTIQ+, con VIH, entre otros. 

Es necesario mencionar que, como consecuencias de la pandemia, “existe el riesgo de que las afectaciones de la pandemia por covid-19 reviertan los avances obtenidos en la reducción de las carencias sociales hasta 2018” (CONEVAL, 2020). Respecto a la pobreza e ingresos en México, se prevén dos posibles escenarios; por un lado, que “esta crisis sanitaria se traduzca en un incremento en la población en situación de pobreza por ingresos de, al menos, 7.2 y hasta 7.9 puntos porcentuales. Por el otro, el aumento de la pobreza extrema por ingresos, en el escenario más conservador es de al menos 4.9 puntos porcentuales, lo que se traduciría en por lo menos 6.1 millones de personas.

Poner fin a la pobreza, reducir las Desigualdades y construir alianzas efectivas son algunos de los ODS de la Agenda 2030, en la que se hace un llamado a potenciar y promover la inclusión social, económica y política de todas las personas, independientemente de su edad, sexo, discapacidad, raza, etnica, origen, religión o situación económica u otra condición. Se insta a los gobiernos a promover políticas hacia la erradicación de la discriminación y hacia la construcción de políticas que garanticen el respeto pleno de los derechos de todas las personas.  

Por ello alentamos a:

La garantía de derechos y acceso a servicios básicos integrales como un primer paso a contribuir a la reducción de la desigualdad.

Particularmente a los servicios de salud, agua, educación, entre otros son clave, con pertinencia cultural, etaria, con perspectiva de género e interseccional.  

La discriminación es una barrera estructural que por excelencia impide el acceso y garantía de los derechos humanos.

Comprendiendo en su más amplio concepto, la discriminación hoy día se manifiesta por distintos determinantes sociales como la clase, la edad, el género, la religión, condición de salud, estatus migratorio, orientación sexual, identidad de género, ciclo de vida, entre otros. Por ello, instamos a:

Contactar

¿Tienes alguna idea o iniciativa para hacer incidencia a nivel local? ¿Tienes alguna duda?

Usa el hashtag #12xDLMx en Twitter o envíanos un mensaje usando el formulario de contacto e iniciemos la conversación.

A %d blogueros les gusta esto: